Categoría: MetaConciencia I

Curso de MetaConciencia I, la Primera Montaña

El problema de la proyección. Cómo identificarla y transformar nuestra visión. 

El problema de la proyección. Cómo identificarla y transformar nuestra visión. 

Todos hemos tenido alguna vez proyecciones mentales.  

¿En qué consisten éstas?  

En adicionar a nuestra visión de los objetos ciertas cualidades que no poseen y que la primera impresión es tan rápida y difícil de separar entre lo real y lo imaginario. 

A todos nos ha sucedido que caminando hemos visto cierto objeto en la lejanía, por ejemplo, una bolsa de un color y forma determinados, y hemos asumido de inmediato el impacto visual y una breve conversación mental interpretativa…  ”Eso es un hombre recogiendo algo en el suelo”… y cuando nos hemos acercado observamos que es una simple bolsa de basura con forma humana tirada en el suelo. Aquí la mente está siendo engañada por el velo de la ilusión, lo cual es la parte grosera asociada a la conciencia que está empañada por esos paquetes de memoria. Por lo tanto, está yendo más allá de su esfera natural de actuación, y por eso, conocemos de inmediato que toda expectativa irreal nos muestra un estado irreal de visión de nosotros mismos. 

O bien, nos hemos sentado en un banco con el espíritu de descansar y sentir la calidez del solo que asoma en esos momentos. Sentados hemos percibido el roce de los cálidos rayos y a continuación si las nubes tapan el horizonte, empezamos a percibir el aire y la sensación de frío empieza a asomar en nuestra mente, la cual interpreta eso como “desagradable” o “agradable” de forma automática, emitiendo un juicio de valor y una conclusión: “Si te quedas aquí te vas a resfriar”. Este tipo de automatismos pertenecen al cuerpo sutil que busca la preservación natural de la temperatura o rango de ellas en las que el cuerpo se siente dichoso o feliz. Es, por tanto, ese estado natural de felicidad lo que vamos buscando, no la sensación de frío o calor y su interpretación, sino la esencia de ese estado interno. En este caso, el funcionamiento en su esfera es el adecuado. 

Este proceso se refuerza por el mecanismo de la racionalización excesiva. Es decir, la mente acostumbrada a entender o intentar entender todo en base a su experiencia previa, para poder enmarcar un hecho y poder ser transmitido, es en primer lugar reducida en su energía primaria a energía intelectiva.  

Este proceso de construcción mental está arraigado en personas excesivamente intelectuales que viven unos valores heredados en el entorno y que internalizan como guías o ideales a desarrollar.  

Aunque los ideales son deseables, tenemos que tener en cuenta que una conducta moral puede encerrar un cierto tipo de error cognitivo que no percibimos, debido a un mecanismo de imitación. Cuando un valor no cumple una expectativa práctica, produce una fisura energética en el Ser, y por tanto, abre una brecha interior que produce separación.  

Todo esto es debido a una imagen distorsionado de nosotros mismos, que prudentemente diagnosticada puede corregirse con una medicina adecuada.  

Sin diagnóstico es imposible destruir la enfermedad, pues la ignorancia de nosotros mismos se mantendría circunscrito a un método que puede funcionar o no, ya que su validez no nace de una forma directa de nuestro interior.  

Si no existe este giro interior, es decir, si no dudamos de la posibilidad de estar errados, no podemos tomar conciencia de la deficiencia cognitiva que lleva implícita. No logramos pues ver el alcance global que tiene un impacto concientivo no neutralizado por nuestro estado adecuado interior.  

Las distorsiones que se producen en el exterior no pueden ser comprendidas si no corregimos nuestra visión interior de nosotros… y ahí es donde se pone a prueba nuestra capacidad de discernimiento para poder eliminar aquello que no es duradero ni eterno. 

Si mantenemos una autoobservación serena y un actuar con unos valores adecuados a las expectativas reales, entonces estamos iniciando el camino del Dharma, aunque esto no sea suficiente para entender plenamente todavía la visión real de quienes somos, pues todavía se mueve en la limitación de la mente y las emociones, que tienen un principio y un final. 

Y es que la mente fagocita lo vital, mientras que alimenta lo artificial… ese es el poder de la Ilusión, Maya.

Curso de MetaConciencia

Curso de MetaConciencia

¡Bienvenido a tu Espacio de Crecimiento!

El mayor regalo que puedes ofrecer y ofrecerte es invertir en Conciencia.

A PARTIR DEL PRÓXIMO 25 DE SEPTIEMBRE, PODRÁS DISFRUTAR DE UN CURSO ONLINE TUTORIZADO DE METACONCIENCIA.

Curso de MetaConciencia I.

 

  • ¿A quién se aplica?

Este curso aplica a aquellas personas que desean iniciarse en la Vía de la Hormiga.

Está orientado a que descubras paso a paso, por tí mism@, todos los detalles que te separan de tu esencia como Ser.No es un curso al uso.

No implica una metodología.

No es un curso para ser memorizado y después aplicado.

Intento que se despierte la Comprensión.

Esta Comprensión no es en absoluto intelectual.

Todos estos contenidos y conceptos que te muestro no van dirigidos a tí como persona.

Todo lo  contrario, intentan derribar la idea o sensación de ser una persona, atada a un cuerpo, a una mente individual y a unas circunstancias determinadas en tu vida diaria.

Pero, paradójicamente, al arrancar del núcleo de tu Conciencia pueden producir la eclosión del despertar.

Este despertar es único e irrepetible para cada individuo. No toma una forma determinada o patrón general, sino que depende del condicionamiento impuesto en tí, sobre tí y que te domina, de momento, totalmente.

No te tomes esto como un reto, sino más bien como un viaje, una aventura hacia el autodescubrimiento. Todo lo que puedas observar sin el filtro del recuerdo y la anticipación es Real. El presente anula totalmente los problemas.

¿Quién soy yo?


No soy un reformador.

No soy un terapeuta en el sentido clásico del término.

Más bien tómame como un amigo, un compañero de tránsito.

No intento modificar tu comportamiento ni tampoco pretendo enseñarte nada.

No soy un gurú.

  • ¿Qué vas a encontrar dentro?

Entre otras cosas lo que vas a encontrar aquí son juegos y experimentos con la Conciencia, un territorio donde la Conciencia-Niño puede expresarse y tomar el mando de tus actos.

Deja que ocurra. Rendirse a esto es vida en plenitud.

No está diseñado para cambiar a otros.

No tiene un motivo personalista.

No ofrece recompensas, ni por tanto, castigos.

El mecanismo de placer-dolor es la base del sufrimiento psicológico humano.

Deja que te lo muestre.

Ten paciencia.

Lo natural empieza a manifestarse si le das la oportunidad.

El fuego de la serpiente ígnea, Devi Kundalini quema todo residuo de dolor autocreado por la familia, la sociedad y las ideologías (políticas o religiosas)

El pensamiento separa.

La Conciencia no conoce la división.

Sólo puede expresarse el Amor si el pensamiento se subsume en su Fuente.

En este primer curso MetaConciencia I, la Primera Montaña, nos autoevaluaremos en el plano manifestado.

Haremos un recorrido por los impedimentos y obstáculos.

  • ¿Cuál es mi propuesta?

Te propondré:

  • La lectura de ciertos textos que he diseñado para tí.
  • El visionado de ciertos videos que he escogido.
  • Algún que otro experimento, que abarque la ruptura de patrones energéticos que obstruyen el flujo energético en el cuerpo.
  • Algún cuestionario de autoevaluación y mejora.
  • Música para vibrar por encima de los 200 Mhz y mantrams que perforen la coraza egoica.
  • Referencias a textos, pasajes y otros libros que te ayuden a entender tu proceso de germinación, crecimiento y florecimiento en el Ser.
  • Videoconferencias semanales durante 3 meses y un par de consultas personales de 1 hora para que puedas preguntar, aclarar tus dudas o simplemente manifestar tu sentimiento.
  • Un foro donde puedas encontrar a compañer@s de viaje que ya han comenzado a explorar el territorio de la Primera Montaña.

 

Y sobre todo, el apoyo de una comunidad que orbita alrededor de una propuesta distinta, genuina y sagrada de respeto, libertad y comunión.

Estoy anhelando que te unas a este tren que va a partir.

Simplemente compra el billete… móntate, ponte cómodo y disfruta de tu gran viaje.

El viaje a ninguna parte.

El regreso al Hogar.

NAMASTÉ.

Blog

Blog

 

¡Bienvenido a tu Espacio de Crecimiento!

El mayor regalo que puedes ofrecer y ofrecerte es invertir en Conciencia.

A PARTIR DEL PRÓXIMO 25 DE SEPTIEMBRE, PODRÁS DISFRUTAR DE UN CURSO ONLINE TUTORIZADO DE METACONCIENCIA.

Curso de MetaConciencia I.

 

  • ¿A quién se aplica?

Este curso aplica a aquellas personas que desean iniciarse en la Vía de la Hormiga.

Está orientado a que descubras paso a paso, por tí mism@, todos los detalles que te separan de tu esencia como Ser.No es un curso al uso.

No implica una metodología.

No es un curso para ser memorizado y después aplicado.

Intento que se despierte la Comprensión.

Esta Comprensión no es en absoluto intelectual.

Todos estos contenidos y conceptos que te muestro no van dirigidos a tí como persona.

Todo lo  contrario, intentan derribar la idea o sensación de ser una persona, atada a un cuerpo, a una mente individual y a unas circunstancias determinadas en tu vida diaria.

Pero, paradójicamente, al arrancar del núcleo de tu Conciencia pueden producir la eclosión del despertar.

Este despertar es único e irrepetible para cada individuo. No toma una forma determinada o patrón general, sino que depende del condicionamiento impuesto en tí, sobre tí y que te domina, de momento, totalmente.

No te tomes esto como un reto, sino más bien como un viaje, una aventura hacia el autodescubrimiento. Todo lo que puedas observar sin el filtro del recuerdo y la anticipación es Real. El presente anula totalmente los problemas.


ECHA UN VISTAZO AL CURSO, PINCHA AQUÍ

Seguir leyendo Seguir leyendo

El poder de la des-esperacion y de la des-ilusión.

El poder de la des-esperacion y de la des-ilusión.

La mayoría de las personas interesadas en la Liberación recolectan dudas sobre los modos de funcionamiento de un Ser liberado.

He podido constatar que el lenguaje del Advaita Tradicional choca con el modo de exposición de aquellos que hablamos de un despertar natural y espontáneo, desmitificando el sentido de propósito de las prácticas, rituales y puesta en escena de los estudiantes de la vía progresiva.

No soy yo quien esté en contra de tales métodos, técnicas y procedimientos que suelen prometer y reglar los pasos hacia el auto-descubrimiento.

Durante muchos años fui un atleta obsesivo de este aprendizaje y viví como un monje laico en medio de la sociedad, desempeñando las labores que mi condicionamiento social me demandaba.

Ligar el hecho de haber hollado este camino no justifica el posterior despertar que me sucedió. Como tampoco puedo colegir que el no haberlo experimentado hubiera desembocado en el mismo suceso de des-identificación personal.

Lidiar con estas prácticas, no deja de ser un método pensado sino para agotar la voluntad personalista, junto con todas las ilusiones y esperanzas del buscador espiritual.

En definitiva, quemar todo rastro de individualidad.

Cuando se llega a este punto, uno se da cuenta de que no sabe nada, y pensar en atribuir ciertas condiciones, factores y experiencias a un hecho ordinario como es el despertar natural, es crear falsas expectativas a quien te escucha, lee o se interesa por este evento.

Si bien es cierto que practicar ciertas técnicas progresivas induce un estado de calma, bienestar y cierta ecuanimidad, el estado natural, este Silencio, no está al alcance de nadie. Y cuando digo nadie, me refiero a que tiene una cualidad diferente.

No es autoimpuesto.

Te deja al margen de tus fantasías, imaginaciones y creencias sobre lo que son conceptos como la Paz, la Libertad y la Felicidad.

Esto no puede ser descrito.

Está ahí siempre disponible, por lo tanto, no lo llamaré “un estado”.

Se asemejaría más a “un ver”, que observa todo, al personaje que vive y se expresa en el mundo, y que te atrapa en su forma de mirar.

Un “espacio” que lo contiene todo y que se expresa sin palabras.

Es un salto.

Una interrupción.

El mecanismo de la mente de mono se ha roto.

El juguete deja de funcionar creando asociaciones de ideas neuróticas.

Dos vías que son una …

Por esto, reflexiono que existen dos vías para aquellos que están interesados en el autodescubrimiento de sí mismos.

  • La vía de la hormiga, donde se dan pautas, técnicas y procedimientos que progresivamente van minando las resistencias internas de la personalidad.
  • La vía del pájaro, que invoca zambullirse en la práctica directa del Ser y vivir-se desde esta mirada sin elección.

Las dos desembocan en la rendición.

Así que “tanto monta, monta tanto…”

La primera apela a la tradición y la experiencia de gurús, maestros y autoridades en materia espiritual.

La segunda invoca a tu poder interno, único gurú, que se manifiesta en la certeza, coraje y confianza de que Ello no está contaminado por la naturaleza del pensamiento dual y que exhorta al auto-reconocimiento de tu naturaleza esencial.

El primero prescribe ciertas reglas de conducta, cierta disposición de ánimo y restricciones en tus hábitos de vida.

La segunda se expresa como un mensaje sin propósito desde la libertad hacia la libertad, sin pasos intermedios y sin conexión con las acciones del buscador.

Las posibles trampas…

El peligro en las vías progresivas está en la trampa subyacente del llamado “inflado del ego espiritual”, pues puede robustecer el anclaje de nuevas creencias en el ámbito del estudiante.

El peligro en la vía directa es la falsa idea de que comprender la enseñanza es realmente la comprensión final. Confundir claridad mental con aquello que no es posible comprender.

Al final, el engaño para el ego de ambos está servido. Pues cuando el ego se debilita, cae en la trampa amorosa de Lo Que Es y no puede escapar.

O bien, podría expresarse como que cuando lo evidente es abrumador por sí mismo, aparece el Si Mismo.

En el primer caso puede ocurrir que el personaje con sus fantasías se desilusione, y que en la vía directa este mismo personaje entre en la desesperanza.

El ego se desploma y se aflojan los esfínteres …

El miedo puede volverse pánico cuando las ilusiones se desmoronan y cuando la esperanza de encontrar algo se destruye.

Así puede aparecer la Presencia, como luz después de la tormenta.

Dos grandes aliados pues, la des-ilusión y la des-esperanza, en muchos casos, síntomas del despertar previo.

Aunque también existen casos de Despertar Natural sin que haya existido estos precedentes, estas expectativas y estos estados de ánimos.

Y este es el que más me interesa… pero eso lo dejo para otra entrada.

 

A %d blogueros les gusta esto: