Tema 5: Trabajo, familia y sociedad.

Es incuestionable que separar la vida es algo inconsistente.

Si realizamos estas divisiones es por motivos pedagógicos, pues en sentido estricto la Vida es Conciencia en movimiento.

Cuando esta Conciencia está en reposo no existen problemas en absoluto.

La Conciencia no posee atributos en Sí Misma.

familia con hijo

Sin embargo cuando estamos en estado de vigilia deseamos mantener nuestra vida bajo control, en unos ciertos límites de satisfacción y plenitud.

Balancear nuestro equilibrio interno con las actividades externas es el motivo de este curso.

No nos conocemos básicamente. Hoy hacemos propósitos para cambiar algún área de nuestro carácter y en la tarde ya hemos olvidado nuestro original y genuino propósito.

No tenemos una voluntad consciente, un centro de gravedad permanente dentro de nosotros mismos.

La mente es inestable.

La vida es cambio. Ambos son materia fluida.

Todo lo externo cambia.

Sobre el trabajo.

trabajoEs necesario comprender la necesidad de APRENDER A VIVIR.

Las experiencias de la vida diaria son muy útiles; desafortunadamente, las gentes las repudian, las enjuician, las detestan, etc.; muchos se quejan de sí mismos y de los demás, y se asombra uno de ver cómo es que las personas subestiman las experiencias.

Los conceptos de trabajo, familia y la sociedad han ido cambiando y evolucionando con los siglos.

Disponemos en forma práctica en nuestras vidas de un tiempo diario que hay que saber manejar para dedicar a cada área de actividad.

Así la familia necesita su tiempo.

El trabajo nos consume tiempo.

Y la sociedad, los amigos, las relaciones y el ocio es también parte importante en el equilibrio de nuestro psiquismo.

Salud, dinero y amor, son los 3 pilares básicos para una vida plena y abundante. Sin una casa, sin vestido o sin comida, nuestro cerebro no puede vivir en condiciones de claridad.

Tenemos que hacernos un análisis vital para chequear de 0 a 100 cómo caminamos en la vida en estas diferentes áreas.

El dinero compra tiempo. Si tienes dinero pero no tienes tiempo para disfrutarlo te conviertes en un esclavo del sistema.

Si tienes tiempo pero no tienes dinero, te invalidas para generar y resplandecer como Ser.

Tenemos pues que comprender claramente, en esencia, qué es el dinero o la abundancia, y qué es el tiempo y si puede ser trascendido. 

La decisión de dedicarnos a una profesión u oficio debería de meditarse en base a una decisión consciente.

Descubrir nuestra pasión por un área de actividad se torna pues en algo de suma importancia. Desde niños, los padres pueden observar las tendencias de sus hijos para descubrir cómo alimentar y fomentar sus inquietudes y dones.

Ayudarlos a descubrir por sí mismos, sin adelantarse, sin dirigirlos, alimentando su curiosidad y el descubrimiento de la naturaleza de las cosas que le rodean, así como de las preguntas que les surgen.

Para ello uno debe estar alerta y consciente, para no adelantarse con respuestas mecánicas, sino fomentando su curiosidad y abasteciendo al niño con aquellas experiencias que constituyen su verdadera inquietud.

En la mayoría de los casos, esto no ocurre. Así deambulan muchas personas adultas sin saber qué profesión elegir, qué oficia practicar, pues no le ven sentido a su ocupación actual.

Ciertamente, la sociedad no está preparada ni interesada en formar individuos libres, críticos, personas capaces de producir cambios positivos en su ambiente.

Existe una desconexión entre la educación formal y el mundo del trabajo. Por ello, están apareciendo carreras nuevas y profesiones que amplían los estudios tradicionales.

Sobre la familia.

En mi primer libro escribía algo sobre este tema…

La familia

familia

 

Hay familias unidas por el miedo,

otras por la necesidad.

 

Si quieres una familia verdadera,

entra en la comunidad del Amor.

Allí existe un letrero en la puerta que dice:

“Adelante el que haya dejado atrás el miedo y el apego”.

Definitivamente está cerrada para los que viven

en la vieja conciencia.

 

 

No hace falta que llames,

su puerta siempre

está abierta.

 

Tú tan solo tienes que cruzarla.

No preguntes si estás preparado o no,

eso son sólo excusas.

 

Nadie te pedirá datos,

no preguntarán quién eres,

no necesitas pasaporte

ni invitación.

 

Acostúmbrate a su ambiente,

escucharás la música del silencio,

y la paz será su perfume

cual incienso sagrado.

 

Allí no existen roles, ni niveles,

ni tampoco protagonismos.

 

Hablar no es tan importante,

es mejor escuchar,

liberar tu mente de los límites,

abrazar lo desconocido,

sumergirse en tu corazón.

 

Hay una comunidad…

tan sólo visible,

para los que aman.


Definir lo que es una familia no es fácil. 

Para mí es una agrupación donde el amor, el respeto, la libertad y el aprendizaje es como un laboratorio continuo para prepararnos a vivir en sociedad.

Entrar a definir si existen estos ingredientes en las familias actuales es ciertamente fácil. No existen en absoluto. Si así fuera el mundo, la sociedad no estaría en constantes disputas y conflictos.

Ciertamente los políticos han empañado con su jerga dialéctica la función de las familias. Todo a su antojo y beneficio electroral. Por un lado, se la enfatiza como célula de convivencia, y por otro, se la destruye con absurdas leyes que priman los derechos de cierta parte de la población sobre otra.

Los jóvenes han sido excesivamente protegidos.

Los maestros y los padres sufren en silencio las disputas adolescentes de sus hijos.

El Estado con sus reformas decimonónicas no puede y no quiere en forma práctica, apoyar la educación integral de los niños. Sólo son educados para ser meros instrumentos del sistema, esclavos que sirvan a los intereses del político de turno. Los niños pronto se dan cuenta del engaño y se tornan rebeldes, indisciplinados y a veces violentos.

El político por un lado alaba a la familia… pero en su vida práctica, no convive con sus hijos, los cuales son educados en colegios de lujo sufragados por los impuestos del pueblo.

Estamos en manos de gente neurótica, codiciosa y manipuladora.

Los ancianos son abandonados a su suerte, pues no tienen recursos después de haber trabajado toda su vida. El estado de bienestar es para los pocos, los advenedizos y los oportunistas, los charlatanes y los estafadores de guante blanco, el empresario sin escrúpulos por el medio ambiente y el delincuente cibernético.

Hemos perdido la humanidad y solo a unos pocos nos importa. Esta es la triste realidad de los hechos.

Vivir bajo un mismo techo no asegura una relación sana entre todos los integrantes.

Por eso es muy importante una educación integral en la familia, desde los padres, los abuelos y los niños.

La educación no es imitación.

La verdadera educación no es una prueba absurda de exámenes de conceptos, números, teorías y memoria.

Si no integramos los valores del espíritu… la letra está muerta.

Es necesario conocer lo que es el verdadero aprender, la creatividad, la belleza, la naturaleza humana y de la Tierra.

Aprender lo que es convivir, cual es el ingrediente básico para una relación sana y armoniosa, y descubrirlo por nosotros mismos.


Educando con Amor. El trauma y su influencia.

 


Sobre la sociedad.

sociedadSomos seres sociales por naturaleza.

Esta sociedad es la suma de todos los pensamientos de la humanidad.

Las llamadas clases sociales son modelos mentales adquiridos y reforzados por otros yoes.

Existen círculos concéntricos que separan a los seres humanos según su profesión, su sexo, su dinero, su ideología y sus opiniones y/o creencias.

Todo este artificio es reforzado continuamente por los medios de opinión y la casta política, religiosa e intelectual.

Poco sabemos sobre otros pueblos, otras culturas y otras civilizaciones que se asentaron en este planeta y que alcanzaron la cima de la sabiduría y el florecer de la religión.

No estamos interesados, en general, en reconocer que nuestra cultura es algo muerto que camina hacia un deterioro cada vez mayor.

En todo caso, las civilizaciones obedecen a la ley de la recurrencia y tienen un periodo de apogeo y posterior declive. Tomemos el caso de Egipto, Roma, Grecia, México, la India, etc…

Nuestra sociedad está padeciendo la enfermedad de la insolidaridad, el materialismo y la violencia.

Ningún avatar, maestro o buda viviente ha sido capaz de cambiar un ápice los problemas graves de la sociedad:

  • Hambre.
  • Enfermedad.
  • Violencia.
  • Guerra, etc.

Nosotros sólo podemos convertirnos en aquello que Somos, desalojando de nosotros mismos aquellos arquetipos que han condicionado terriblemente al ser humano.

Sólo saliendo del triángulo dramático de VICTIMA – PERSEGUIDOR – SALVADOR, podemos empezar a saber quienes somos.


JUEGO Y EXPERIMENTO CON LA CONCIENCIA

Triangulo dramático.

eget id, vel, ultricies ipsum libero. odio