Tema 8: La trampa del pasado. Recurrencia y vasanas.

 

Existen muchas trampas para el buscador sincero del Ser.

Al igual que el científico que observa el mundo, él debe observar ese espacio psicológico creado por la mente en donde conviven multitud de tensiones, deseos y motivaciones que impulsan la rueda de la Vida.

Hemos dicho que el ser humano es multidimensional. No hacemos esta afirmación de manera gratuita sino basándonos en la experiencia real de descubrimientos científicos que apoyan la naturaleza energética y atómica del hombre.

Todo ser humano es un compuesto de 4 elementos básicos, según la tradición griega y vedántica.

  1. Tierra.
  2. Agua.
  3. Aire 
  4. Fuego

La combinación de los mismos en las proporciones determinadas dan como origen al organismo físico del hombre. Éste es de naturaleza puramente química.

La mente como tal es el conjunto de pensamientos originados en la interacción del cerebro humano y los sentidos con el medio que les rodea.

Es el mecanismo de exploración externa o del mundo, de las relaciones y asociaciones de pensamientos que dan origen a un determinado individuo.

Un pensamiento busca inmediatamente una asociación para poder sobrevivir. Entonces arrastra hacia sí por ley de atracción a otros pensamientos de la misma naturaleza, según la ley de ondas de la misma amplitud, formando un espectro que parece ser continuo en el tiempo psicológico del individuo. Es el propio mecanismo del pensamiento el que crea la falsa sensación de continuidad de aquello que denominamos mente.

Se crea de forma instantáneo un centro o coordinador del pensamiento, que tomamos erróneamente por nuestro Yo, que parece dar continuidad a nuestras experiencias para dotarlo del poder hipnótico de realidad estable.

En la tradición no dual, nos damos cuenta de que existen lagunas entre pensamiento y pensamiento.

Ciertamente, no somos conscientes de la ausencia de estos intervalos porque vivimos dominados por un carrusel continuo de imágenes que se solapan formando una película vital, que denominamos “nuestra vida”.

Sin embargo, con el uso de la discriminación y de la autoobservación, empezamos a ser capaces de mirar ese espacio, cuya duración en un principio puede ser corta, pero que con práctica diaria puede ser constatada y ampliada con el mero hecho de mirar desapasionadamente.

Estos intervalos de no memoria, de ausencia, no indican que no tuviéramos existencia en ese momento, porque podemos afirmar, más tarde, cuando nos hemos percibido de su presencia, del hecho de ser recordados, lo cual indica que la conciencia estaba presente sin nuestra autorización y sin nuestra voluntad. Es decir, la memoria no puede ser un instrumento fiable 100 x 100 para poder investigar lo que somos, ya que en el momento que ocurrió dicho suceso en ninguna forma estábamos inconscientes, sino meramente dormidos a esta constatación.

De hecho, la memoria es una buena herramienta dentro de su área, que es la de barajarse con los aprendizajes funcionales y básicos de supervivencia, relación con los objetos inanimados y los conocimientos prácticos de cierta profesión u oficio.

Por tanto, distinguimos 2 clases de memoria:

  1. La memoria funcional.
  2. La memoria psicológica.

Evidentemente la primera tiene su propio mecanismo de funcionamiento operando según las leyes mecanicistas del pasado. Necesitamos un lenguaje para expresarnos y dotar de significados a los objetos para de esta manera podernos relacionar. En su ámbito es una herramienta perfecta para ubicarnos en el mundo.

Sin embargo, la memoria psicológica, es la que nos sirve para formar un carácter, una determinada forma de operar en el mundo de las relaciones humanas. Esta tiene su origen en el yo falso autocreado por el pensamiento, de naturaleza inestable, promete seguridad al individuo dentro del ámbito reducido de sus propias conclusiones.

Es la causante del sufrimiento psicológico y emocional del ser humano, de los antagonismos, de las luchas sociales, de los problemas de pareja, de dinero y de las guerras y multiples divisiones que ha creado las diferentes categorías del pensamiento dialéctico.

¿Qué es el futuro?

Es el mecanismo del pasado modificando el presente.

La muerte siempre es en el futuro y por tanto contiene todo el pasado del ser humano, es todo el miedo acumulado en forma de seguridad psicológica. Es la muerte de la personalidad, de la mente, de todos los ayeres, afectos, aversiones… es el final del movimiento dualista. En el campo de la consciencia, en el estado de vigilia y sueño, es cuando aparece el dilema de la muerte.

Investigar el estado de la sensación “siendo” esclarece todas las dudas sobre la naturaleza del mundo, de nosotros mismos y de la aparente muerte.

Es obvio que el cuerpo y la personalidad del individuo ingresan al mortuorio, al sepulcro, mientras el mundo mental y emocional asociado con el cuerpo energético, deambula en un espacio de conciencia dormido, realizando, sintiendo y pensando como si se estuviera vivo.

Este montón de recuerdos constituye el yo, el apego a la vida, los temores y todas las experiencias vividas dentro del cuerpo, pero esto no sucede en todos los casos de la misma manera. El cuerpo mental y emocional puede estar 48 a 72 horas reviviendo todas las experiencias vitales como en una película enrollada la cual se despliega para la conciencia dormida como si se tratara de uno mismo.

Esta cinta, pasada las 72 horas es transportada al cuerpo energético, que puede permanecer por más de 2 semanas en los últimos lugares y espacios de memoria recónditos del difunto, reviviendo todas las experiencias sin haberse desprendido aún del apego al cuerpo y a la mente.

Todo lo que aquí se explica puede ser verificado en forma directa cuando uno se integra o identifica con esta sensación de Ser y excluye el resto de cosas de su mente. El Ser puede mostrar al estudiante sincero aquellas cuestiones que desea investigar desde una dimensión o enfoque distinto, integrador a través de experiencias místicas que despiertan la intuición y otras capacidades dormidas por el adoctrinamiento educativo y social.

El propósito de un gurú es deshipnotizar la creencia primigenia, reforzada por los otros yoes y aceptada en esta sociedad de ser una persona, ubicada en un tiempo, con un cuerpo y una mente individual, separada.

Satsang es eso, compartir la Verdad directa, sin intermediarios, aquella que surge desde el Conocimiento Intuitivo Directo del Ser…. pero para ello hay que eliminar las creencias falsas que pasan desapercibidas por la gran mayoría de personas que nos rodean y que constituyen la denominada Ignorancia Básica de nuestra propia e inherente naturaleza.

Sin embargo, el jnani, experimenta la muerte real, la del ego, en vida y no realiza este recordatorio o purgatorio (como se dice en la tradición cristiana) sino que ingresa directamente más allá de la luz del Ser. En su caso, goza de la libertad del miedo y del sufrimiento, pues conoce la transitoriedad de esta Conciencia, ya desapegada de las formas y de la sensación de existir como un individuo en un aparente mundo.

Es por esto que la tradición védica, bautiza con el nombre de Innacido al jnani, pues conoce y experimenta esta unión o samadhi natural gracias a la discriminación, la autoindagación y la gracia del gurú.

Es la vía directa hacia el Sí Mismo, la vía del pájaro.


EXPERIMENTOS Y JUEGOS CON LA CONSCIENCIA.

Practica de meditación de 3 minutos, atención plena.


La influencia de los vasanas o impresiones profundas.

Es ciertamente curioso cómo existen verdaderamente en nuestra vida un aparente guión que se repite, un obstáculo interno que nos impide alcanzar mayores alturas. Esto lo podemos evidenciar en nuestro mundo fenoménico. Son como techos o paredes, a veces murallas, donde nos estrellamos una y otra vez. Son los límites mentales que parecen venir de fábrica en nuestra vida, en nuestra infancia o por algún hecho traumático que nos ha dejado huella profunda. Existen también sankalpas positivos, como puede ser el día que nos casamos, nuestro primer hijo, la boda de un hermano, hijo, etc… Sin embargo, es urgente investigar la naturaleza de estas grabaciones que nos impiden avanzar.

Todas ellas nos están invitando a ser vistas, reconocidas, abrazadas.

A empezar a tener una relación de Amor con nosotros mismo, un estado enamorado del Ser. 

Cuando se practica la atención plena al momento presente, sin distorsiones, con plena aceptación podemos sentir cómo la expansión empieza a aparecer en nuestra vida. Es la acogida de lo Inconsciente, a ese espacio aparentemente oscuro para la mente, que esconde la joya de cierta virtud que no ha sido desplegada por la Conciencia identificada al cuerpo-mente.

El miedo cuando se observa desde este espacio neutral se convierte en una energía poderosa que a la luz de la Conciencia Presente se convierte progresivamente en Amor. Un Amor sin causa, sin ser invitado y que no depende de las circunstancias ni de las modas pasajeras.

Es la falta absoluta de miedo, ansiedad y preocupación en la vida manifiesta de esa persona y la aparición de un coraje y confianza que está más allá de toda explicación racional.

En definitiva, es un salto cuántico, un salto al vacío donde el tiempo ha perdido toda su fuerza y la atracción por el mundo palidece como si fuera una fotografía añeja en un espacio distante.

Es la Expansión de la Conciencia que se ha comprendido a sí misma como origen y fundamento de toda la desdicha del ser humano.

Desde ahí, ningún vasana puede tener ya fuerza, aunque el Prarabdha Karma del individuo debe proseguir en el cuerpo hasta que este fallezca.

El presente Yo Soy, es un estado intemporal que nos lleva fuera de linea espacio-tiempo hacia las dimensiones recónditas e infinitas del Ser.

 

EXPERIMENTO Y JUEGO CON LA CONSCIENCIA: Los 2 trucos de Patajñali.

 







Escríbeme tus resultados aquí debajo:

Marketing por

 

Curabitur eleifend in tristique libero libero. efficitur. diam commodo et,